Wara Comunicaciones


Montero - Yapacaní - San Julian - Llallagua 
Cadena de la Integración 

Miércoles, 09 Septiembre 2020 12:19

A junio déficit sube a Bs 20.000 MM, meta fijada para todo el año

Escrito por PAGINA SIETE
Valora este artículo
(0 votos)

El Gobierno afirmó que por la cuarentena se tuvo una disminución de ingresos muy significativa en el Estado, destinados principalmente a gastos en salud.

Al primer semestre de este año, el déficit fiscal se disparó a 20.000 millones de bolivianos, monto previsto para todo este año. La razón es porque en la cuarentena por el coronavirus  se ha tenido más gastos que ingresos, informó ayer el ministro de Economía, Óscar Ortiz, quien también anticipó que en el segundo semestre esta situación se prolongará. 

“Hemos tenido una caída importante de los ingresos durante el primer semestre y que se va a prolongar en el segundo semestre, es un déficit que llegó a 20.000 millones de bolivianos durante el primer semestre, ese déficit era el programado para todo el año en su conjunto”, afirmó la autoridad tras prestar su informe ante la Comisión de Planificación y Economía de la Cámara de Diputados, instancia por la que fue citada para que explique en qué se destinaron los ingresos que se han percibido durante esta pandemia.

Dijo que debido a la cuarentena se ha tenido una disminución de ingresos muy significativa en el Estado que es excepcional, porque las entidades económicas se  paralizaron y  ocasionaron que el déficit que se tiene haya subido considerablemente.

Dijo incluso que los gastos registrados, principalmente gastos derivados del sistema de salud, pago de salarios, funcionamiento de hospitales, equipos médicos y otros, hicieron que se use un crédito del Banco Central de Bolivia (BCB) de 7.000 millones de bolivianos, sumado a créditos internos y externos, que básicamente han permitido que el Estado continúe funcionando.

 

De forma paralela, se ayudó a las familias con el pago de bonos que hasta la fecha significaron 5.000 millones de bolivianos. “Esto tiene relación directa con la pandemia, pero que ha ocasionado una caída de la actividad económica. Por eso, cuando hay algunas preguntas que dicen ‘¿qué se ha hecho con los recursos del BCB?’,  esos recursos sólo han servido para financiar una parte del déficit que hemos tenido durante estos primeros seis meses, obviamente no hemos podido acceder a créditos internacionales porque no han sido aprobados y hemos tenido que recurrir a recursos internos”, argumentó Ortiz.

Según el Presupuesto General del Estado (PGE) 2020 se proyectó un déficit fiscal de 21.606 millones de bolivianos, equivalente al 6,79% del Producto Interno Bruto (PIB) (ver gráfica). Aunque  en el Programa Financiero, establecido por el Ministerio de Economía y el BCB, se calculó que hasta fin de año se cerrará con 19.679 millones de bolivianos, que equivalen al 6,6% del PIB. 

También se había calculado una recaudación por impuestos de al menos 48.000 millones de bolivianos y una renta (Impuesto Directo a los Hidrocarburos -IDH- y regalías) de más de 9.700 millones de bolivianos, considerando un precio del barril de petróleo proyectado de 51,37 dólares. 

En abril pasado, la Fundación Jubileo realizó un análisis del PGE-2020, en el que anticipó que “se prevé que el resultado fiscal (ingresos-gastos) sea un déficit aún mayor al programado y que la difícil situación de las finanzas públicas tienda a complicarse, aún más con este efecto adicional de la pandemia del coronavirus”.

 

El economista Mauricio Ríos García indicó que el monto al que alcanzó el déficit a junio de este año puede convertirse en un resultado fiscal de entre el 13% y 15% del PIB hasta fin de año.

“Eso es muy grave, porque puede perder por completo el control sobre el flujo. Hoy el precio del petróleo WTI acaba de caer de nuevo a alrededor de los 36 dólares. Si los ingresos por exportaciones caen y a la vez  seguimos incrementando el gasto, tendremos problemas para honrar nuestros compromisos internacionales, porque respecto de la deuda pública lo importante es el flujo, no necesariamente su nivel respecto del PIB. Eso es lo que más me preocupa”, advirtió el experto.

En su criterio, si no se recorta el gasto de manera decidida, es decir, el gasto estructural, Bolivia tendrá serios problemas con el tipo de cambio, porque a medida que se incrementa el gasto se pierden las reservas.

 

Visto 156 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.